Títol Presentació i homenatge a Joan Castaño per «Nazaret y sus calles», un llibre per al record
Font Associació de veïns i veïnes de Natzaret
Durada de l’àudio 43 minuts
Sinopsi Presentació del llibre “Nazaret y sus calles” de Juan Castaño (1995), organitzada per l’Associació de veïns de Natzaret, qui també edità el llibre. És un homenatge a l’autor i veí del barri, i preciós agraïment per la seua tasca de conservació de la memòria de Natzaret.
Data de publicació inicial a Ivoox Dijous 14 d’octubre de 2021
Data de publicació en Natzaretpèdia Dijous 21 d’octubre de 2021
Enllaç a l’àudio  Enllaç a l’àudio
Enllaç al llibre

El dimecres 26 d’abril de 1995 es va presentar al saló d’actes del Centre de Serveis Socials de Natzaret el llibre Nazaret y sus calles, de Joan Castaño. Es va fer dins d’un homenatge emotiu i molt sentit al nostre veí i autor del llibre. Podeu llegir una ressenya bibliogràfica de Ramon Arqués (president de l’Associació de Veïnes i Veïns) ací: Biografia i bibliografia de Joan Castaño Caparrós (Bera 20/10/1914 – Natzaret 18/02/2002). En l’acte participaren Amparo Pardo (presenta com a part de la Junta Directiva de l’A.VV.N.), Jaime de Juan (ex-inspector d’educació de la zona); Juan Luís Corbín i Antonio Sanchís (autors de dos llibres que recuperen la història de la Malvarrosa: La Valencia marinera. Del Grao a la Malvarrosa i Historia de la Malvarrosa. Nacida del agua, respectivament); Xavier Albiol (director general de Relacions de Presidència de la Generalitat Valenciana) i, per suposat, Joan Castaño. Incloem en esta publicació el llibre en PDF, la gravació en àudio de l’homenatge (que conserva l’Assoc. de VV.VV. en cassette) i retalls de premsa que parlen sobre l’acte.

Joan Castaño i l’Assoc. de VV.VV. van treballar conjuntament per fer possible el llibre Nazaret y sus calles (1995), amb la intenció d’apropar a totes les interessades la història del barri de Natzaret. La premissa de partida és que no podem estimar allò que no coneguem, i per a això res millor que aprendre de la seua història. L’objectiu últim era que este coneixement i esta passió pel barri esdevingueren motor per a treballar i lluitar per les millores de l’entorn i les gents que l’habitaven.

El llibre es nodreix de la tradició oral i la memòria, per salvaguardar les xicotetes històries anònimes i quotidianes que conformen la Història, i enfonsa les seues pàgines en les arrels comunitàries de la vida del barri. Joan Castaño començà a recopilar informació de Natzaret a partir de la seua jubilació en 1980 i especialment després de la publicació de la revista Natzaret, ahir avui, demà en 1981, anotant primer tot allò que recordava haver llegit tantes vegades d’un quadern del seu pare -carrabiner a Natzaret en els anys 20 del segle passat- sobre com era aleshores Natzaret, completant-ho amb els seus propis records i els de les persones més majors del veïnat acuradament contrastades.

Tot i que Nazaret y sus calles es remunta inicialment al segle XVII, l’aportació original de Joan Castaño correspon als segles XIX i XX traçant un recorregut pels accessos, camins, barris i carrers del
Natzaret d’eixa època. De cada un d’estos carrers destaca diferents edificacions, amb la seua història i les seues anècdotes particulars, acostant-nos, així, a l’arquitectura i les gents que els han poblat. Tot acompanyat d’un ampli recull de fotos.

És, per tant, un relat entranyable, a l’hora que fidedigne, de la vida i urbanisme de Natzaret, de gran interés per entendre els canvis que ha experimentat des del seu naixement fins meitat de la dècada del anys 90 del segle XX.


Índex de Nazaret y sus calles:

PRESENTACIÓN [Julio Moltó]

APUNTES HISTÓRICO-URBANÍSTICOS DE NAZARET [Jaume Cort]

BREVE AUTOBIOGRAFÍA

INTRODUCCIÓN

EL PRIMITIVO POBLADO DE NAZARET

    • Primeros pobladores
    • Lazareto

Presentació del llibre “Nazaret y sus calles”

Sinopsi:

Presentació del llibre Nazaret y sus calles de Juan Castaño (divendres 5 de maig de 1995), organitzada per l’Assoc. VV.VV. de Natzaret. És un homenatge a l’autor i veí del barri i un agraïment a la seua tasca de conservació de la memòria del barri.

Després de la intervenció de les persones convidades hi havia algunes intervencions afectuoses del públic que hem hagut de llevar perquè la qualitat del so només permetia entendre paraules soltes. En qualsevol cas, sí que volem destacar la calidesa amb la que parlen totes les persones que intervenen en l’acte i el profund afecte per Juan Castaño -i per la història del barri- que demostren.

Transcripció completa:

Amparo Pardo.- Buenas tardes a todos, vecinas y vecinos de aquí de Nazaret, y demás personas…

Del públic.- Un poquito más fuerte.

Amparo Pardo.- ¿Más fuerte? Bueno, a ver si puedo. Nos juntamos esta tarde aquí para un acto muy importante, que es la presentación de un libro de aquí del barrio de Nazaret, escrito por el señor Castaño. La historia de aquí de todo nuestro barrio. Hemos invitado a personas con un conocimiento… que han hecho un trabajo que [inintel·ligible] habla español… que a través de los artículos de la prensa, así como de [inintel·ligible], que también [inintel·ligible]. Dentro de esta parte que he dicho de la historia de las calles y barrios de nuestra ciudad como [inintel·ligible] reciente la Historia de La Malva-rosa. Nacida del agua. Perdón me he equivocado…

Dona [no s’identifica].- De todas maneras, me parece que [inintel·ligible]. Amparo, que está haciendo un gran trabajo, es la tesorera de nuestra asociación, tenía mucho interés en hacer la presentación, como además nos repartimos la faena, hacemos la actividad otros y otros y así. Que sobre todo es fenomenal que lo pueda presentar, y no pasa absolutamente nada, aunque haya sido un poco… estaba sumamente nerviosa porque al estar con tanta gente decía “yo no… yo quiero…”. Bueno, es tan importante y tan valioso escribir este libro y que pueda ser presentado precisamente por una mujer como Amparo, que lo pueda presentar en nombre de cada uno de los [inintel·ligible] presentes. Entonces, con toda la tranquilidad, Amparo.

[Aplaudiments]

Amparo Pardo.- Voy a leerlo porque así me parece a mí que la cosa va a salir mejor porque es que esto… Hemos invitado a personas que bien por su implicaciones sociales o el trabajo realizado por el señor Castaño a través de sus artículos del periódico Nazaret, también don Jaime de Juan que tan buena labor realizó como inspector de enseñanza de Nazaret [inintel·ligible]. Quiero destacar a los especialistas en la historia de las calles y barrios de nuestra ciudad. Como es el señor Corbín, autor de numerosos artículos, [inintel·ligible], y autor del reciente libro La Valencia marinera…, presentado el día 30, o sea el domingo pasado, …del Grao a la Malvarrosa. Y a Antonio Sanchis, autor de La historia de la Malva-rosa, nacida del agua, vecino de la Malvarrosa, amante de su barrio, militante desde los primeros tiempos de la Asociación de Vecinos de su barrio e historiador e investigador de su historia. Y Jaime, director general de Relaciones Institucionales de Presidencia de la Generalitat, que valorando lo que suponen la cultura y [inintel·ligible] ha querido colaborar y subvencionar editando este libro. Bueno, ahora si ustedes quieren preguntar algo o quieren decir algo, si quieren pedir la palabra o cualquier cosa.

Home [del públic?]-. Yo sí que quería felicitar al autor y felicitar a Nazaret. Iba a decir “barrio de Nazaret”, pero leyendo la obra de don Juan Castaño, Nazaret es un pueblo, un pueblo donde se demuestra que es un mundo total, como cualquiera de los pueblos de nuestra Comunidad Valenciana. Yo quiero felicitarle por el libro porque a pesar de que yo no soy de Valencia, aunque vivo años en la ciudad, yo he ido poquísimas veces a Nazaret, la última vez estas Fallas [5 min.] y no sé si alguna vez anterior, y realmente el libro me ha interesado. Empezando ya por el origen del nombre Nazaret, cosa que yo no sabía. Y luego porque es un continuo ir y venir del pasado al presente. Ya incluso desde la ilustración de la cubierta, donde el dato curioso es que enlaza la personalidad del pintor Jorge Mateo de 1886 con el hecho de ser tío de las hermanas Mateo de Nazaret. Es decir, sigue toda la genealogía desde el principio hasta el final. Y lo mismo sucede luego con todo el libro. Imagino que si ya los que venimos de fuera consigue interesarnos el hecho de que por el Camino del Canal había efectivamente un canal por donde pasaban las barcas del río a la Albufera, cosa que no sabía, y luego la historia que hace casa por casa, calle por calle, en el que es fácil perderse para quien no conozca Nazaret, pero que creo que es entrañable para el vecino. Hasta tal punto de que yo me he encontrado tan ávido en la lectura que no he mirado ninguna ilustración, he ido pasando de texto a texto sin pararme a mirar las fotografías, lo he dejado para otro momento de mayor tranquilidad. Y siempre queda el interés por cosas que no acaba de desvelar, algunas cosas se adivinan, porque son recientes, pero por ejemplo para [inintel·ligible] deja traslucir que debía ser algo que acabó prohibiéndose, y te quedas con ganas de saber en que consistía la Fiesta del Cuerno, porque no se hace y por qué la Fiesta del Cuerno no ha quedado para siempre, pues como el Carnaval de no sé donde o la Semana Santa de otro sitio, algo que puede hacer un equívoco de un pueblo como puede ser Nazaret. Después es de una claridad constante, porque se remonta continuamente al pasado, vuelve al presente, que si el tío ‘Matacristos’ que si el ‘Mitja Figa’, vecinos muy entrañables. Y además escrito, escrito con un estilo directísimo, ameno, muy respetuoso, es decir, en una zona en que en alguna anécdota se tiene que convivir con marginados sociales o excluidos sociales no hay ni el más mínimo desprecio ni menosprecio. Una cosa que me ha sorprendido, porque muchas veces al tener que cohabitar, que convivir, con fenómenos como el de las Casitas de Papel, hace que a veces se vaya la pluma y que uno se deje llevar. Y en cambio el estilo es muy cercano, habla de problemas de drogas, habla de etnia gitana, pero sin ningún menosprecio para ellos. Bueno, yo no he venido preparado para hablar, simplemente me he leído el libro y estoy dando rienda suelta a lo que, a lo que me ha sugerido. Está muy bien también tanto la Presentación de Julio Moltó, como los Apuntes Históricos del arquitecto Jaume Cort. Pero realmente digo que el libro es entrañable. Les sugiero encarecidamente que lo lean. Incluso sugeriría que el libro fuera el inicio de unos paseos comentados por el barrio. Creo que cuando, sobre todo las generaciones jóvenes que están tan alejadas de la lectura, muchas veces esas cosas hay que explicarlas. [inintel·ligible] Un sábado por la mañana y el señor Castaño, acompañado de jóvenes, ir recorriendo las calles y explicando en vivo la historia que cuenta en el libro. A mí, por ejemplo, que no conozco el barrio de Nazaret, conozco algunas zonas de las pocas veces que he venido, me hubiera gustado venir acompañado del señor Castaño, pasear una mañana de un sábado por las calles, recorriendo las casas, “aquí estaba tal, aquí tal…, aquí estaba…” ¿Se llamaba ‘Torito’ el que le salvó? Torito. Y además es increíble que este libro salga de notas tomadas a partir del año 80 creo que dice [10 min.], cuando gran parte de las cosas son de los años 20 y eso ha estado en la memoria, en una memoria prodigiosa, desde los años 20, desde el año 20 hasta el año 80 en que se pone a escribir, una cosa admirable. Y también tengo curiosidad, curiosidad que Valencia no sabe, [inintel·ligible]. Yo felicito al señor Castaño, que siga escribiendo, que amplíe el libro porque va a tener lectores y felicito a Nazaret porque no pierde sus señas de identidad. Este es un libro que hace falta y tengo que decirlo, y Nazaret ya lo tiene. Y por la parte que me corresponda… es que falta un lomo, para la segunda edición por favor pongan el título y el nombre del autor en el lomo, porque el libro que no tiene lomo no existe. El libro va a estar en una estantería y luego veinte libros como ese pues es una página en blanco en una estantería. Porque nunca uno… voy a releer y no lo encuentro [inintel·ligible]. Felicidades al autor y a todo Nazaret.

[Aplaudiments]

Amparo Pardo.- Ahora paso la palabra al señor Corbín.

Juan Luís Corbín.- Aquel señor presentador que acaba de hablar lo ha hecho muy bien, lo ha hecho muy bien porque ha ido al grano, no ha ido con literaturas y ha hecho una fotografía exacta de lo que aquí el señor Castaño ha ido recogiendo. Por mi parte, tengo que decirles lo siguiente, que creo que es importante, cuando vamos a escribir un libro donde se recoge la historia, la tradición y la anécdota de un determinado barrio o de un poblado, hay dos aspectos: el de estudiar los fondos de archivo, las fuentes, ver donde está el documento exacto, pero que no esta a la mano de mucha gente, de la mayoría, del gran público. Que no hay que abusar de esa parte tan importantísima como es un documento que avala toda una situación histórica, pero hay que recurrir a ello para estar siempre en lo cierto. Y luego la otra parte que es importantísima es la de ir siempre a un archivo viviente, en lo que llamaríamos pues la tradición oral, el conocimiento que uno tiene en directo de todas las vivencias de un poblado rico en historia y en tradición. Ese aspecto, el señor Castaño es el que refleja en todas estas páginas de este libro, es importantísimo ¿por qué? Porque el otro los que estamos más o menos chiflados por ir a hacer de ratón de archivo, que no abundan muchos, pues ahí esta el documento y no hay nada más que ir sacándolo a la luz y comentarlo un poco, que ahí está quieto; pero si te falta entonces el archivo vivo de las personas que han conocido muchas de las cosas que reflejan los documentos, entonces hay personas que pasan por la vida sin fijarse que rótulo tiene la calle donde viven, en un sentido de qué personaje o por qué esto será la calle de la Fuente o del Árbol o del personaje fulano de tal. Pero hay otras personas que si que se han ocupado de ello y esas personas son el archivo viviente, y esas personas no abundan mucho por dos motivos: porque si quieres trasladarte a una época muy pretérita pues han desaparecido o van desapareciendo, e incluso que se hayan preocupado de saber el terreno que pisan pues tampoco es muy general encontrarlos. Total, que cuando te encuentras un archivo viviente como es don Juan Castaño, este es un tesoro para un investigador. Y esto lo he vivido en el libro Del Grao a la Malvarrosa; todo lo que está en documentos inéditos en el Archivo Municipal de Valencia, que allí se encuentran las actas de las sesiones de los Ayuntamientos de Villanueva del Grao y Villanueva del Mar [15 min.], que hasta 1897 fueron municipios independientes de Valencia, allí está y muy bien, y tienes croquis de planos interesantísimos. Pero eso al gran público pues le puede aburrir un poco, esto hay que ilustrarlo, sobre todo, con el archivo viviente que un gran ejemplo es el señor Castaño. Y entonces pues se pasa muy mal y de hacer determinadas cosas aún se puede pasar peor, porque como te encuentras con personas que no estuvieron con los cinco sentidos puestos en el entorno socio-económico, religioso, político que miras, pues a lo mejor dicen lo que se les ocurre o lo que han oído decir a otros y vuelves a preguntar lo mismo en otro sector y es otra versión, total que al final tienes siete versiones sobre si esto fue la calle San Telmo y luego ha sido José Benlliure y luego la Barraca. ¿Qué haces con tantas versiones de esas al final? Te está faltando el fondo cierto del documento histórico y la versión popular es totalmente distinta. Al final uno tiene que ir con la imaginación a ver qué es lo que más corresponderá o quien ha estado más en favor de tal nombre, de esa acequia, cuando se tapó, etcétera. Cuando surtía de agua a marineros… muchas cosas de estas que hay ¿no? Y si ves que hay aquí tres contra dos, coge la de tres, pero no quiere decir por eso que la de estos tres sea más cierta que la de los otros dos. Por eso digo que se pasa mal y luego incluso uno está expuesto a unas críticas que dice “bueno, ¿yo al final que culpa tengo?”. Lo del señor Castaño para los historiadores es importantísimo, que sus vivencias en directo hayan quedado aquí reflejadas. Toda esa toponimia que aquí aparece, todos esos nombres de apodos, casas fotografiadas, que algunas existen aún y otras no, familias enteras con su correspondiente apodo, y el barquero tal, y la otra acequia, y el otro caminal, y la otra senda, ¡eso es un tesoro de información! Porque eso no lo encuentras en los archivos, eso estava en el señor Castaño, ahora aquí impreso y ahora ya sí cualquier investigador que ve que le faltan datos sobre Nazaret, que hay relativamente muy pocos, pues entonces aquí tiene un arsenal impresionante que puede ir ilustrando si encuentra alguna fuente de archivo, ilustrándola con el archivo viviente, en este caso de Don Juan Castaño. Por eso, agradezcamos de verdad todos los valencianos, los Poblados Marítimos y especialmente Nazaret, el que un hombre se haya fijado, preocupado, informado y, en fin, que haya saboreado muchas cosas, que haya refrescado la memoria, que él sabrá los conflictos mentales que habrá tenido para aclarar incluso algunas cosas porque a veces la memoria falla. Tener que ir a preguntar, y aquel al que preguntas también le esta fallando, dice “sí, aquí vivió este, pero no sé si fue en la de al lado o en la de allí” y te estás… [inintel·ligible], ya me he equivocado. Bueno, pues él lo ha trasmitido. El hecho de que nos lo haya trasmitido y esté ahora escrito y le haya patrocinado la Generalitat Valenciana esto es un verdadero valor que lo debemos saber apreciar, porque es que no acabamos de apreciar las cosas. No todos tenemos obligación de ir a investigar, ni a fijarnos en todo nuestro entorno histórico, artístico, político, religioso, etcétera, pero a los que tengan esa vocación dejémosles que trabajen, aplaudamos su labor y luego, pues, veremos que todo esto tiene una trascendencia enorme. Y de ahora en adelante yo estoy seguro, y por lo que a mí me corresponde, que está haciendo mucho bien el disponer de unas vivencias ahí escritas. Y que se haya preocupado la Generalitat de esto es importantísimo. Porque cuando ven que es un libro ya escrito… “es que… [inintel·ligible]”. A ver que se va a sacar de la manga, póngase usted a trabajar en el asunto y verá que ratos más felices encontrando cosas tiene y que ratos más apurados porque no sabe por dónde salir de esa encrucijada y al final tiene que salir. Y si luego de haber sido ya editado un libro aparecen errores, uno toma nota de ello y en una segunda edición se corrigen y no pasa nada tampoco. Porque no estemos siempre dispuestos a criticar, sino que estemos dispuestos a elogiar la labor que muchos de los que quieren criticarla si se vieran en ese trance no lo harían jamás. Pues un señor, que lo está haciendo y con entusiasmo y bien, pues hay que auparlo, hay que ayudarlo a través de los entes públicos y a través del entorno social en que se desenvuelve. Y Nazaret se está beneficiando de esto, porque Nazaret tiene una historia muy rica que está muy viva y latente toda esa tradición de apodos, de familias, de casas, de campos, etcétera y del mar, pero después de la riada del 57, que yo estaba en el seminario y yo he venido aquí a enfangarme hasta la cabeza [20 min.], y haciendo toda la labor que pudimos para rescatar aquí muchas cosas [inintel·ligible], pero la verdad es que a partir de aquel momento el panorama se degradó muchísimo, se degradó muchísimo. Y el volver a reemprender aquellas grandezas históricas, aquel fondo tan maravilloso del pueblo de Nazaret, pues si no hay hombres así que se preocupen, oiga no se hace nada. Por tanto, gracias, a la Generalitat porque ha sintonizado con este asunto tan bonito y gracias al señor Castaño que nos deja una herencia muy buena que los historiadores procuraremos utilizarla porque nos va a venir muy bien, porque lo que él ha dicho es un archivo viviente, por tanto es fidedigno todos sus datos y sin embargo no los vamos a encontrar en cualquier biblioteca por ahí, de ahora en adelante los tendremos gracias a él. Así es que enhorabuena y que continúe muy entusiasmado, hasta que Dios quiera, en estos trabajos.

[Aplaudiments]

Amparo Pardo.- Tiene la palabra el señor Antonio Sanchís.

Antonio Sanchís.- A mí me han traído aquí, con mucha amabilidad, porque se me ha ocurrido escribir un libro sobre la historia de la Malvarrosa, que acaba de publicarse también, y bueno como se parece algo a la de Nazaret, por eso he venido. Porque además me ha gustado tremendamente que Juan Castaño hubiera tenido esta ocurrencia y esta paciencia. Y además, sabía que iba a estar muy bien acompañado, porque el respaldo institucional que supone la presencia de Xavier Albiol y el respaldo histórico que supone la presencia de Juan Luís Corbín es muy importante. Yo he pensado decir dos o tres cositas que cuando a mí me invitan a hablar siempre son cosas que tengo que decir. Lo mismo que me preguntaba cuando estaba escribiendo mi libro de la gente de la Malvarrosa, me preguntaba, me lo he vuelto a preguntar ahora: ¿para qué sirve la historia? No en general ni teóricamente, sino esta historia concreta que se escribe aquí y que todos conocemos. La verdad es que, dicho de una manera sencilla, la historia nos puede servir para dar importancia, para dar importancia, porque no es lo mismo que uno vaya por la calle y vea una ruina y la considere como un escombro sucio, algo así como un basurero, o que otro vaya por la misma calle, se encuentre con el mismo escombro y vea en él toda la profundidad que tiene el refugio del tiempo de la guerra, la ruina del hospital de sangre, etcétera, ¿no? O sea, que no es lo mismo andar por la calle despistado, como desganado, o ir acariciando los monumentos con los ojos con los que sabe ver Juan Castaño y que nos ha intentado transmitir a nosotros. Esto es muy importante. La importancia que adquieren las cosas y sobre todo de cara a su conservación y demás. Y luego también, la importancia que pueden tener también en un sentido colectivo. Porque no es lo mismo si uno dice de… se hace una campaña que dice “Salvemos Nazaret” uno puede darle un tono y una fuerza distinta a esta expresión; “Salvemos Nazaret” cuando uno no sabe que es lo que significa Nazaret, no sabe qué fondo histórico tiene, no sabe qué fuerza, qué vida hay latente en este poblado, qué importancia tiene el que no desaparezca, sino que perviva y se mejore. Entonces la actitud combativa ante una consigna como ésta que puede lanzar la Asociación de Vecinos es muy importante ¿no? Y por otro lado, cuando uno dice “salvemos Nazaret” y va a una institución, va a un ayuntamiento, va a una Generalitat y la Generalitat le dice: “¿salvemos Nazaret por qué? Pero, ¿qué es Nazaret? ¿Por qué tenemos que dar tanta importancia a Nazaret, la Malvarrosa, cualquier barrio?”. Le dices: “¿como que por qué? Porque tiene una historia, porque tiene unos hombres, porque tiene unas costumbres, porque tiene unas tradiciones que si desaparecen, desaparecemos prácticamente nosotros”. Por tanto, estos pequeños retazos de historia, esta labor paciente de hormiga que ha ido haciendo don Juan Castaño, pues sirven para convencernos a nosotros de la importancia que tenemos nosotros mismos, de la importancia que tiene le barrio y de la importancia que tiene rescatarlo, recuperarlo, salvarlo y mejorarlo. Y otro tema que quería también tocar, es el de la nostalgia. Es muy curioso como en todos estos libros antiguos, cuando uno va por las librerías y ve que la gente compra [25 min.], que la gente lee artículos de prensa sobre cosas antiguas de Valencia, el elemento que más destaca el motivo por el que la gente compra más estos libros es por recordar aquellas cosas que le traen cierta nostalgia de tiempos pasados… Y me parece que, equivocadamente, siempre la gente considera que son mejores y no es así ordinariamente. La nostalgia, efectivamente, pues es prácticamente el recuerdo despojado de todo lo malo que tiene y solamente recordamos del pasado las cosas más bonitas, porque no tenemos capacidad para aguantar todos los dolores y todos los sinsabores que uno ha sufrido en la guerra o con las incomodidades o cuando pisaba el barro. De aquellas épocas tan duras uno solamente recuerda lo mejor, pero hay cosas que eran muy malas. De todos modos, hay una cosa que es muy importante: aunque la nostalgia en sí no sea una cosa muy creativa, hay algunas cosas que si que son… que siempre que uno habla de estas cosas antiguas siempre aparecen, siempre aparecen estas tres cosas, y es: un estilo de vida mucho más sencillo, uno siempre recuerda “xe que vida llevábamos entonces”; un estilo de vida más confiado, porque había en el barrio [inintel·ligible] donde estaban todas las llaves puestas en la cerradura o donde iba una señora cuando escapaba de la riada se metía en la [inintel·ligible] y hacía un hornillo del que todo el mundo comía o la tía Salvaora ‘la Verdulera’ a la que todo el mundo apreciaba y había una convivencia. Todos estos elementos eran de convivencia, de amistad, de sencillez; todos estos elementos yo creo que debemos intentar recuperarlos, pero, y esto no me atrevería a decirlo aquí si no supiera que la Asociación ya lo está haciendo, que el barrio de Nazaret, que tantas cosas tiene que enseñar al resto de barrios de Valencia, todas estas cosas las está haciendo, está recuperando estos núcleos de convivencia, esta manera de vivir más en comunidad, de recuperar cosas muy importantes. Por lo tanto, la nostalgia, no me gustaría a mí… cada uno es libre de pensar lo que quiera, no me gustaría a mí que la nostalgia y el recuerdo de las cosas pasadas fuera solamente un anhelo de insatisfacción, un quejido o un lamento de “¡xe, qué tiempos aquellos y qué tiempos estos! Qué mal estamos ahora y qué bien estábamos antes”, en todo caso lo que sí que habría que convertir todos estos elementos antiguos que eran positivos, que eran buenos, convertirlos en un deseo de que eso vuelva a recuperarse y este deseo convertirlo en un proyecto. Hacer de nuestro barrio, por eso estamos aquí, por eso [inintel·ligible] por eso hay aquí tanta gente buena que se esfuerza en esto, convertir, en base a todos estos elementos pasados que han sido tan positivos, intentar copiarlos. ¿Qué tenía de positivo, de bueno, de amistoso todo aquello antiguo? ¿Cómo podemos reconducirlo? Eso sí que me parece a mí que puede tener su importancia. Y por último, y perdonad que ya me alargo, solamente una sugerencia: la formación de un gabinete histórico que puede tener su sede en la Asociación, en este Centro Cívico, o en cualquier otro sitio, un gabinete donde todos los habitantes de Nazaret donen, cedan, su documentación. Es decir, pueden ser anécdotas, fotos, documentos, escrituras antiguas, fotos de primera comunión, matrículas del colegio, fotos del colegio, de los abuelos, fotos de la calle, escrituras de licencia de obras, etcétera. Conformar un fondo. Porque ahora estamos seguros de que lo que estamos viviendo lo recordamos y no lo vamos a olvidar nunca. Es mentira, nos vamos a olvidar, y no solamente lo vamos a olvidar nosotros, sino que los que vengan detrás no lo habrán vivido si no lo recogemos ahora, hacemos un fondo histórico del que cada barrio debería ser propietario, ¿no? Tener una serie de gabinetes donde se recogiera todo lo más hondo de la vida de un barrio. Pues nada más, dar las gracias tanto a los que están en la mesa como a todos vosotros por haberme invitado aquí.

Amparo Pardo.- Y ahora pasamos la palabra a don Jaime de Juan.

Jaime de Juan.- Yo lo que sí quería era hacerle un poco los dientes largos al director general [30 min.], en el sentido de que yo no me he perdido recorriendo a través del libro las calles de Nazaret, y no me he perdido, mucho más que por haberlas pisado ya en varias ocasiones, porque estoy siguiendo desde hace años -decía Maite no hace mucho que aquí todo lo contamos por años, eso qué importancia tiene al lado de los cinco mil millones de años que dicen que explotó el Big Bang-, años que he ido siguiendo la labor de don Juan Castaño que ha ido produciendo unos artículos muy interesantes, unas colecciones muy interesantes publicadas en el periódico Natzaret que tengo la satisfacción de leer todos los números, todos los números, todos los periódicos desde el título hasta el pie de imprenta. Entonces, don Juan Castaño tiene una sección que titula “Voces y ruidos del pasado”, y va haciendo desfilar una serie de personajes, estos mismos personajes que aquí desfilan con nombres y apellidos y que allá desfilan con menos nombres y menos apellidos porque son personajes más generales: el carbonero, el polero, el tabernero, distintas profesiones ambulantes que había en aquella época. Entonces, la lectura de este libro me ha sorprendido quizá menos de lo que debiera de haberme sorprendido teniendo en cuenta que la labor de don Juan Castaño, la valía de don Juan castaño y la afición extraordinaria que tiene don Juan Castaño por la lectura y por la escritura eso nos lo ha demostrado. Además estaba atento a distintos sitios, aunque no lo diga con estas mismas palabras, desde su trayectoria de Vera del Bidasoa pasando por el Mareny de Vilches y yendo a parar a Nazaret en los años en que su señor padre ejercía de carabinero [inintel·ligible] hasta su salida del campo de concentración de Sot de Ferrer, que yo no sabía ni que existía el campo de concentración de Sot de Ferrer y he estado destinado años también en la provincia de Castellón, [inintel·ligible] de Sot de Ferrer y que tuvo que venir haciendo autoestop, no sé si pararían mucho los automovilistas en aquel tiempo, yo imagino que había muy pocos automovilistas, que salió sin dinero y tuvo que venir a Nazaret como Dios le dio a entender. Esta recopilación de la vida de Juan Castaño yo la he visto traducida en su cariño, en su afán, en su amor por el pueblo, por su barrio, porque es realmente su barrio, este barrio que le ha ilusionado, le ha alimentado, donde se ha casado, donde ha vivido, donde sigue viviendo y donde continuará durante mucho tiempo trabajando en estos [inintel·ligible]. Por lo demás, pues yo, señor director general, la verdad es que no sé si le voy a poner el título aquí a mano, puede que se lo ponga, pero quizá no necesitaré que lleve el título impreso cuando tenga que consultar algo de Nazaret porque lo dejaré en un lugar muy entrañable de mi librería a fin de que pueda echar mano de él en cualquier momento. Por lo demás, hay que darle las gracias a don Juan Castaño, hay que darle las gracias a la Asociación de Vecinos, esta asociación tan abierta, tan seria, que trabaja con tanta formalidad, que se gana a la gente que hemos tenido la suerte de entrar en contacto con ellos, esta Asociación que cada vez que yo vengo a Nazaret, no es que venga mucho, pero sí con cierta asiduidad, de vez en cuando digo “me voy a dar una vuelta por Nazaret” y a veces sin bajar del coche siquiera descubro cosas nuevas, hoy he descubierto unas farolas preciosas que son más bonitas que las que están poniendo en la calle Colón. Las aceras ya no las hemos descubierto porque ya están descubiertas por todos. Pero… esta Asociación que ha sabido poner el calor en la edición de este libro merece todos los elogios que le ha dedicado don Juan Luis Corbín [35 min.]  y todas las enhorabuenas que le ha dado el señor director general y, al mismo tiempo, estos toques de cariño, de nostalgia, este respirar nostalgia, que tiene, como ha dicho muy bien el señor que me ha precedido en el turno de palabra, que tiene su parte positiva y su parte negativa, por supuesto, pero que él ha recogido fundamentalmente la positiva, como el señor Castaño recoge fundamentalmente la positiva. Y, por supuesto, hay que dar las gracias a la Generalidad Valenciana, quien de todas las cosas buenas que está haciendo, una de ellas ha sido la edición de… la ayuda para la edición de este libro. Yo quisiera decir al director general que este contacto de su autoridad con Nazaret fuese un motivo de unión a esta Asociación y fuese un motivo de colaboración, que la Generalidad continúe prestando a la Asociación, continúe prestando al barrio, continúe prestando a todos. Por último, quería recoger un poco lo que ha dicho mi antecesor en cuanto al gabinete de historia. Es indudable que la recogida de material, de datos… estaba pensando “bueno, ¿pero qué cosas puede haber en Nazaret?” Pues muchas, muchas. Puede haber pues… cartas de los que estaban en la Guerra de Cuba y las enviaban a sus familiares, a lo mejor hay alguna, y esto es un mal ejemplo de las muchas cosas que podemos encontrar, puede haber cartas de cuando la Guerra, cuando el señor Castaño estaba haciendo la mili en Cartagena de soldado, que tuvo la suerte de no tener que ir al frente pero que le pillaron allí y le cogieron luego, puede haber cartas de este estilo o de este tipo. Este gabinete de historia indudablemente sería el indicado para… y por lo demás, quizá también me atrevería a sugerir como una cosa más que, aparte de estas publicaciones y aparte de las secciones de periódico, se llevase una especie de crónica del pueblo, del poblado, del barrio, de la barriada, ya no sé exactamente cómo llamarle, aunque el señor Castaño lo define muy bien como barrio y dice que las casualidades han contribuido tanto en lo negativo como en lo positivo a que Nazaret continúe estando encerrado, y precisamente dentro de esta… de esta etapa podríamos decir, en que está encerrado Nazaret, creo que no estaría mal que periódicamente hubiera un cronista dedicado a recoger, en cuadernos escolares, no es necesario que sea un libro sellado y [inintel·ligible], lo que va ocurriendo semana por semana, día por día, mes por mes, trimestre por trimestre, a veces haríamos anotaciones cada dos días y a veces haríamos anotaciones cada dos meses. Es lo poco que yo muy modestamente podría aportar para enriquecer esta labor de historia que el señor Castaño ha venido realizando y que yo le deseo por muchos años, le doy las gracias y les reitero mi agradecimiento a todos los que lo han hecho posible.

[Aplaudiments]

Amparo Pardo.- [Inintel·ligible]  sentir hablar a estas personas, personalidades… Pasamos la palabra a nuestro vecino y gran amigo don Juan Castaño.

Joan Castaño.- Yo poco puedo decir ya. Quiero agradecer, antes que nada, al público que ha venido porque es una demostración del interés que tienen por el libro y por mi persona también, que me conocen. Y después a la Generalidad que es la que ha pagado el libro, [inintel·ligible]. Y además a la Asociación de Vecinos, que gracias que han trabajado, porque si no hubiese trabajado la Asociación de Vecinos de Nazaret, pues la Generalidad no se hubiese enterado, por supuesto. Y aparte de todo esto, pues tengo que dar las gracias por todo lo que me han [inintel·ligible], pues que salga otro más, otro Castaño más, que me imite [40 min.], que me ayude un poco a comentar la historia de Nazaret con lo que ellos puedan llegar a saber. Porque yo todo no lo sé. Sé mucho, mucho porque he sido una rata de [inintel·ligible]. Y no tenía pensamiento de publicar el libro, pero la señora [inintel·ligible] y [inintel·ligible] se metieron las narices en ello y pensaron que era una cosa interesante para explicar. Efectivamente, [inintel·ligible] entonces en el instituto Luis Vives, ahí está la ex directora del colegio, Natividad Calatayud, que ella siempre me ha acogido [inintel·ligible], igual que el señor Sanchís. Pues hacer llegar a los niños del colegio, por medio de unas charlas unas cosas, referentes a la historia de Nazaret y del puerto, y de muchas cosas. Que, de Natividad, rescatar lo que ha dicho no sé si era él… “recorrer las callejuelas, recorrer el camino…”, pues aquella señora ha venido conmigo a caminar por el camino Viejo de Nazaret. Al primitivo camino que hubo. Aquella señora que os digo ha venido a verlo, porque los niños del colegio querían [inintel·ligible] y ella quería que [inintel·ligible]. Muchas [inintel·ligible] los niños. Entonces estuvimos y vivimos lo que los niños habían expresado. Y qué quieres que te diga, que estoy emocionado, muy agradecido, porque veo caras muy hermosas, que me están mirando, me están escuchando y sobre todo que se llevan un [inintel·ligible]. Y nada más.

[Aplaudiments]

[Hem hagut de retallar les intervencions del públic perquè la qualitat de l’àudio feia que no s’entengueren].

Amparo Pardo.- Y para terminar este precioso homenaje quiero agradecer la presencia del señor Juan Luis Corbín, del señor Antonio Sanchís y del señor Jaime de Juan en el homenaje a don Juan Castaño.

[Aplaudiments]

Títol Presentació i homenatge a Joan Castaño per «Nazaret y sus calles», un llibre per al record
Font Associació de veïns i veïnes de Natzaret
Durada de l’àudio 43 minuts
Sinopsi Presentació del llibre “Nazaret y sus calles” de Juan Castaño (1995), organitzada per l’Associació de veïns de Natzaret, qui també edità el llibre. És un homenatge a l’autor i veí del barri, i preciós agraïment per la seua tasca de conservació de la memòria de Natzaret.
Data de publicació inicial a Ivoox Dijous 14 d’octubre de 2021
Data de publicació en Natzaretpèdia Dijous 21 d’octubre de 2021
Enllaç a l’àudio  Enllaç a l’àudio
Enllaç al llibre

La presentació en la premsa:

Periòdic Natzaret, n. 68 (març-abril de 1995). Anunci de l’homenatge amb foto de Joan Castaño.


Las Provincias, n. 47.086, año 129 (9 de maig de 1995). Notícia que inclou una menció al llibre, a la firma de llibres i al fet que es regalaren al veïnat.


Periòdic Natzaret, n. 69 (maig-juny de 1995). Crònica de l’homenatge.

Diari Levante. El mercantil valenciano, n. 17.660, año 21, época III (27 de maig de 1995). Nota sobre Castaño i la publicació de Nazaret y sus calles.

0 respostes

Deixa una resposta

Vols unir-te a la conversa?
No dubtis a contribuir!

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.